En el mercado actual existen varios productos para blanquear, desmanchar y desinfectar, pero algunos son muy costosos, otros de baja calidad, y casi todos alteran el equilibrio del medio ambiente.

Décadas atrás, estos productos químicos no se conseguían, simplemente no existían. Sin embargo, nuestras abuelas se las arreglaban muy bien con los ingredientes a su alcance, elaborando recetas caseras perfectas para lograr los blancos más puros en la ropa y mantener sus hogares impecables. Además, ¡muy ecológicas! Sigue leyendo si quieres aprender a hacer tu propio blanqueador casero.

galeriavermeer - blanqueador - 1

Ingredientes accesibles y económicos

Los ingredientes que necesitarás poseen muchas bondades por sí solos, pero se potencian al mezclarlos para elaborar un blanqueador. Y lo mejor es que se consiguen en cualquier mercado, aunque probablemente ya los tengas en casa:

  • 1 taza de peróxido de hidrógeno, más conocido como agua oxigenada.
  • ½ taza de vinagre blanco
  • 1 cucharada de jugo de limón fresco
  • 12 tazas de agua
  • Esencia aromática de tu agrado
  • Botellas oscuras con tapa y/o atomizador

El agua oxigenada es decolorante. Vamos a utilizar la misma que tenemos en el botiquín de primeros auxilios, pero hay otras con mayor porcentaje de peróxido, que se emplean en belleza para aplicar tintes de cabello, y hemos visto su poder aclarador.

El vinagre tiene la propiedad de eliminar malos olores y, al igual que el limón y el agua oxigenada, tiene poderes desinfectantes y antibacteriales. Además, si lo usas en el lavado de tu ropa, lograrás tejidos más suaves y esponjosos, a diferencia del blanqueador comercial a base de cloro. El limón también contribuye a obtener telas más blancas, sobre todo si lo aplicas y expones la ropa al sol.

Es importante que envases tu blanqueador en botellas oscuras para evitar que el sol y su luz natural alteren las propiedades de la mezcla. Si no tienes estas botellas, no te preocupes. Puedes resolverlo fácilmente pintándolas con aerosol o forrándolas con bolsas negras o papel autoadhesivo.

 

Hora de mezclar

El procedimiento para preparar tu propio blanqueador no puede ser más sencillo:

  1. Vierte el agua en un balde.
  2. Agrega el peróxido de hidrógeno, el vinagre y el limón, y remueve hasta mezclar bien.
  3. Añade unas gotas de esencia aromática. La más común es la de limón porque le da un toque de frescura, pero puedes usar la que quieras.
  4. Vierte la mezcla en las botellas, unas con tapa y otras con atomizador para aplicar directamente. ¡Y ya está!

 

¿Cómo usarlo?

Para la ropa, agrega una medida en la lavadora y tendrás ropa limpia, suave y brillante. Si alguna prenda tiene manchas rebeldes, aplica con atomizador directamente sobre la mancha y déjalo actuar por unas horas antes  de lavar. Si tienes prendas percudidas, diluye 2 medidas de blanqueador en un balde, remoja las prendas por una o dos horas y lava como acostumbras.

Para lavar superficies, aplica en spray directamente. Verás como el peróxido actúa sobre la suciedad haciendo pequeñas burbujas, aflojando las manchas de cal. El vinagre y el limón cortan la grasa, facilitando la limpieza de baños y cocina. Higieniza tus pisos añadiendo una medida al balde de agua de tu trapeador.

Lo más emocionante de preparar tu propio blanqueador con estos ingredientes, es que ¡ninguno dañará tu ropa, tu hogar ni tu salud!

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu