Los jabones líquidos han pasado a ser los favoritos de muchos, por encima de las barras de jabón tradicionales, pero son más costosos.

Si fabricas tu jabón líquido para manos, no sólo ahorras dinero, sino que protegerás mejor tu piel al evitar el uso de químicos, y contribuirás con el medio ambiente fabricando un producto más natural. Existen dos formas de hacer jabón líquido casero, una más fácil que la otra.

Cómo hacer jabón líquido para manos

Preparación desde cero

El jabón básico es una combinación de agua, aceites y sosa cáustica, que hace que la mezcla se saponifique y haga espuma. Para crear 5 litros de jabón líquido, debes conseguir:

  • Sosa cáustica 300 gr
  • Agua destilada 2 lt
  • Aceite de coco 700 ml
  • Aceite de oliva 300 ml
  • Aceite de ricino 300 ml
  • Aceite de jojoba 90 ml
  • Esencia aromática y colorante de tu preferencia

 

  1. Mezcla los aceites en una olla y llévalos a fuego bajo. Mide bien las cantidades, porque un poco más o menos de alguno dañará el resultado.
  2. En un recipiente, vierte 1 lt del agua y añade de a poco la sosa cáustica. No viertas el agua en la sosa, o respirarás muchos gases tóxicos. Se calentará por sí solo hasta 80 ó 90⁰C. Deja enfriar hasta 35-40⁰C.
  3. Cuando los aceites alcancen la misma temperatura, agrega la solución lentamente sin dejar de revolver. Utiliza la batidora de mano para integrar todo, hasta que la mezcla tome consistencia pastosa.
  4. Cocina a temperatura baja durante 6 horas, controlando cada 30 minutos. La pasta pesará aproximadamente ½ kg. Si pesa más, cocínala otro rato.
  5. Al obtener el ½ kg, agrega el otro litro de agua para diluirla. Este proceso tardará unas horas más.
  6. Cuando haya disuelto, apaga el fuego, añade la fragancia y el colorante, y deja enfriar un poco.
  7. Vierte el jabón en botellas dispensadoras o recipientes con tapa, hasta que lo vayas a utilizar.

 

Jabón líquido preparado con jabón en barra

El proceso anterior no fue tan complicado, ¿verdad?, pero sí es más largo que empleando un jabón en barra. Aquí lo necesario:

  • Jabón rallado 1 tza. Ralla un jabón nuevo o recicla restos de jabón usado
  • Agua destilada 1 lt
  • Glicerina 1 cda.
  • Colorante y esencia aromática

 

  1. En una olla a fuego lento, calienta el litro de agua.
  2. Al calentarse bien, sin hervir, agrega el jabón rallado y la glicerina. Revuelve constantemente en el mismo sentido, hasta disolver por completo, y añade el color y la esencia que más te guste.
  3. Retira del fuego y deja reposar 24 hrs. Luego de 4 hrs, comenzará a cuajar.
  4. Al transcurrir las 24 hrs, toma la licuadora de mano y mezcla muy bien.
  5. Vierte la preparación en botellas dispensadoras, y ¡está listo!

 

Algunos tips para personalizar

Si quieres incorporar alguna hierba o infusión como manzanilla, romero o canela, colócala en el agua caliente y cuela antes de añadir el jabón.

Si deseas un jabón hidratante, antibacterial o para piel sensible, utiliza barras de jabón con las mismas propiedades, o adiciona gotas de vitamina E, aceite de almendras o zumo de limón.

Puedes elaborar varios jabones con diferentes bondades. Etiquétalos para distinguirlos, y ¡regálalos en cualquier ocasión!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu