Hacer jabones artesanales en casa es una actividad muy sencilla y puede beneficiarte mucho más de lo que crees. En primer lugar, por usar ingredientes naturales, obtendrás un producto que tratará mejor tu piel, y puedes escoger componentes adicionales, como fragancias, aceites, mieles o hierbas, que aportarán más virtudes a tu jabón.

Por otra parte, ahorrarás dinero porque los materiales son económicos o reciclados y fáciles de conseguir. Además, hallarás la labor sumamente placentera y te ayudará a liberar el estrés cotidiano.

 

Lo básico para tu jabón

Para preparar jabón casero, necesitas tres ingredientes básicos: aceite, agua y sosa cáustica. Puedes reciclar el aceite de cocina que ya no sea apto para preparar tus alimentos, pero el jabón resultante será recomendable para lavar la ropa o para otro uso doméstico. Emplea utensilios y moldes de plástico o madera, nunca de metal. Para la piel, son preferibles aceites como el de oliva, coco o almendras.

galeriavermeer - jabones artesanales - 1

Para preparar jabón con aceite, debes diluir 460 gr de sosa cáustica al 90% en 1 lt de agua destilada. Utiliza guantes y gafas porque esta mezcla puede despedir vapores. Agrega poco a poco la sosa en el agua. Se producirá una reacción que liberará calor.

Cuando se enfríe hasta aproximadamente 40⁰C, calienta 1 lt de aceite hasta la misma temperatura y vierte lentamente la mezcla anterior. De forma ininterrumpida y en el mismo sentido, remueve la preparación, lo cual evitará que tu jabón se corte. Estará listo para llevar al molde cuando su consistencia sea similar a la de una pasta, pero antes puedes añadirle colorante natural y la esencia que más te guste.

Vacía la mezcla en los moldes (no metálicos, recuerda) y cúbrelos con plástico transparente auto adherible y un paño. Deben reposar un par de días antes de desmoldar, y debes esperar de 30 a 45 días más para que se complete el proceso de saponificación y puedas finalmente utilizarlos.

 

Glicerina para tu piel

Si eliges elaborar jabones a base de glicerina, no necesitarás sosa cáustica, por lo que podrás incluir en este pasatiempo a los más pequeños de la casa. Además, estos jabones no necesitan reposar por semanas para poder usarlos. ¡Están listos enseguida!

Necesitarás glicerina en bloque o en pastilla, colorantes y esencias. Por supuesto, siempre puedes añadir ingredientes a tu gusto, como avena, flores y exfoliantes.

Lo primero que debes hacer es derretir la glicerina. Puedes hacerlo en el microondas, pero es mejor a baño de María. Apenas comience a derretirse, retira la glicerina del fuego o del microondas y deja que continúe derritiéndose con el calor que adquirió. Debes revolver constantemente para eliminar las burbujas.

Al derretirse por completo, puedes añadirle color y esencias aromáticas y llevar el producto al molde. Deja reposar por un par de horas o hasta que esté totalmente frío y seco para desmoldar. ¡Y ya está listo!

 

Algunos consejos para hacer tus propios jabones

  • Trabaja en un lugar abierto y ventilado, y usa guantes y gafas, en especial si usas sosa cáustica.
  • Ten a mano un termómetro para garantizar que las preparaciones tengan la temperatura adecuada al mezclarse.
  • Engrasa ligeramente los moldes para facilitar el desmoldado.
  • Usa papel plástico para envolver los jabones

¡Anímate a fabricar tus jabones artesanales! Podrás elaborar hermosos obsequios para tus amigos, souvenirs para tus fiestas, o hasta crear tu propio negocio.

 

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Menu